El Soleil Royal

El Soleil Royal

Construcción de un barco

La construcción de la maqueta de un barco es una experiencia única. A diferencia de otros tipos de reproducciones, requiere materiales naturales como la madera, cuyo empleo necesita de ajustes y técnicas específicas. Una típica maqueta de barco, incluso si se trata de un producto presentado presentado en una caja de montaje, no tiene nada que ver con un kit de plástico: cada pieza tiene que adaptarse y, por así decirlo, modelarse antes de colocarla. La construcción es progresiva, evoluciona poco a poco, pasando de una fase a la siguiente, y cada etapa exige una experiencia y un saber hacer diferentes.
Quien aborda por primera vez esta afición quizá tendrá, al principio, dificultades para comprender cómo es posible completar una reproducción majestuosa (impresionante y fiel hasta el último detalle a una gran nave, dotada de todos sus mástiles, velas, cañones y equipamiento) a partir de un montón de piezas contrachapadas sueltas. Sin embargo, conseguirlo está al alcance de todo el mundo, incluidos quienes no son particularmente hábiles en los trabajos manuales. No obstante, es evidente que la experiencia facilita mucho el trabajo. Durante la construcción de una maqueta naval de madera, sea la que sea, se pasa inevitablemente por fases delicadas y momentos críticos: algunos son inevitables, otros exclusivos de un determinado tipo de maqueta. Pero todos estos problemas ya los han encontrado y solucionado modelistas que más allá de sus conocimientos individuales han aplicado simplemente técnicas y métodos nacidos de su experiencia.

jueves, 29 de marzo de 2018

El segundo forrado


En todas aquellas zonas en las que el revestimiento presente alguna irregularidad, usaremos masilla para madera, que se vende en tiendas especializadas en una gran variedad de tipos y colores. Aplicamos la masilla con una espátula flexible. Cuando la masilla esté seca, pasamos una lija de grano medio, insistiendo en las zonas en las que haya un exceso de producto. Terminando con una lija de grano fino: la superficie debe quedar totalmente lisa y uniforme al tacto.


Recuperamos la pieza del trancanil, le pasamos una lija de grano fino y lo sumergimos en agua tibia durante unos cinco minutos. Luego lo secamos con un paño. Aplicamos la pieza sobre la popa, centrándola con la falsa quilla para que coincida con los refuerzos de popa. Antes de encolarla, comprobaremos si se adapta al espacio disponible.


Ponemos ahora cola en las zonas donde el trancanil toca el casco. Encolamos la pieza y la fijamos con clavos en hileras que se correspondan con los refuerzos. Para obtener un efecto atractivo, es muy importante que el trancanil siga perfectamente la curvatura de la popa.


Cuando se seque la cola, eliminamos con una sierra los sobrantes del trancanil respecto a los costados de la popa. Nivelamos los bordes entre ambos elementos con una lija o una lima.


Pegamos dos segmentos de los listones que utilizamos para revestir el casco en la base del trancanil, como indican las flechas, pero sin obstruir el hueco central. Pasamos luego una lima redonda sobre la zona de contacto para alisar bien la curvatura entre el trancanil y la cuaderna.


Cortamos ocho segmentos de 160 mm de ocho listones de sapeli de 0,6 por 5 mm. Empezamos a revestir la popa como ya hicimos en las cubiertas, partiendo de la parte inferior del trancanil. Para este revestimiento empleamos cola de carpintero.


A medida que trabajamos, reabrimos con un cúter bien afilado las aberturas del trancanil. Continuamos pegando los listones hasta alcanzar el borde superior.


En la zona inferior de la duodécima cuaderna los listones se aplican en diagonal. Empezamos pegando un listón en vertical que corresponda a la falsa quilla y continuamos después hacia el exterior, disponiendo los listones en diagonal.


Igualamos los listones con un cúter afilado. A continuación con una lima, nivelamos los bordes con el revestimiento del casco.


Utilizamos el mismo número de listones en la otra mitad para obtener un revestimiento simétrico. Retiramos los sobrantes con un cúter.


En esta fotografía se puede ver cómo queda el revestimiento aplicado de manera correcta.


Terminamos así esta sesión de trabajo.


Colocamos primero el casco de forma que quede bien apoyado sobre la superficie de trabajo. Luego dividimos el espejo de popa a lo largo en dos mitades simétricas con ayuda de una regla y un lápiz.


Observa que en los costados del espejo se hallan las muescas que sirven para encajar el balcón. Podemos reabrirlos, presionando con un cúter bien afilado los listones que los obtruyen.


Aplicamos cola de carpintero sobre toda la superficie del espejo. Encolamos los listones de sapeli sobre las dos mitades del espejo, desde la línea central hacia el exterior.


A medida que vallamos colocando los listones , los adaptamos a las dimensiones del espejo. Los presionamos suavemente para que se peguen bien.


Eliminamos con un cúter el sobrante de los listones para que queden alineados con las lineas externas del espejo.


Eliminamos también los trozos de los listones que sobrepasan los laterales del espejo de popa. Después, lo alisamos con la ayuda de una lima de uñas. Con un cúter, reabrimos las muescas para encajar el balcón.


Aquí podemos ver el espejo de popa totalmente revestido.


Procedemos de la misma manera para cubrir el mamparo del bauprés. Trazamos una línea central y colocamos los listones partiendo de esa línea hacia el exterior. A medida que vayamos aplicando los listones, utilizaremos el cúter para reabrir las aberturas que se encuentran en el mamparo.


Así a de quedar el mamparo del bauprés una vez revestido.


Empezamos con la aplicación del segundo forro. Colocamos un listón de sapeli de 5 mm de ancho bajo la hilada de troneras de los cañones de la segunda batería. Verificamos que se adapte perfectamente a la curvatura del casco.


Aplicamos cola blanca de carpintero sobre el casco en la zona donde hemos presentado el listón. Colocamos el listón de manera que uno de os extremos sobre pase la falsa quilla de proa. Utilizando el mango redondo de una herramienta para presionar el listón y conseguir que se adhiera bien al primer forro.


Encolamos otro listón al lado del primero para continuar la hilada iniciada en el paso anterior. Colocamos otro listón debajo de los dos anteriores. Debemos proceder de manera que las juntas queden desalineadas unas de otras, como indican las flechas. Asegúrate de que los listones estén bien pegados.


Aplicamos más listones para terminar las dos hiladas hasta llegar a la popa.


Igualamos los extremos con el cúter, siguiendo el perfil de la popa. Alisamos luego los bordes con una lima de uñas.


Colocamos otro listón para completar la segunda hilada en dirección a la proa. En esta zona tenemos que presionar el listón, como hicimos en pasos anteriores, debido a la curvatura del casco. Cuando esté bien pegado, igualamos el listón con el cúter a la altura de la falsa quilla.


Comenzamos ahora la tercera hilada, colocando listones en el centro del casco, sin dejar huecos entre esta última hilada y las dos anteriores.


Encolamos un tercer listón de manera que cubramos y sobrepasemos la zona de popa. Luego, eliminamos el sobrante con el cúter.


Completamos la hilada con un nuevo listón en la zona de popa y lo recortamos con el cúter para igualarlo con la falsa quilla. Repetimos todos los pasos desarrollados hasta aquí para colocar en el otro lado del casco hiladas de revestimiento simétricas.


Nuestro Soleil Royal debe tener este aspecto tras la sesión de trabajo.


Continuamos montando el segundo forro. Ponemos cola de carpintero a continuación de los listones que ya hemos colocado y aplicamos un nuevo segmento, a partir de la proa. Presionamos para que se adhiera bien y lo igualamos con la falsa quilla.


Encolamos más segmentos hasta completar la hilada y llegar a la popa. Luego, eliminamos el sobrante.


Empezamos otra hilada y continuamos hasta la popa. Evita dejar huecos entre una hilada y la siguiente para obtener una superficie uniforme. En este lugar, los listones empiezan a sobreponerse a las troneras de los cañones. A medida que avancemos, utilizaremos el cúter para reabrir las troneras. Lo haremos con cuidado, ya que se trata de una zona del buque bastante visible.


El casco debe tener este aspecto al finalizar esta sesión de trabajo.


Continuamos colocando el segundo cintado, ponemos cola de carpintero y aplicamos otro segmento, a partir de la proa, bien unido a la primera hilada que pusimos. Lo presionamos para que se adhiera y lo igualamos con el mamparo de proa.


Encolamos mas segmentos hasta completar la hilada y alcanzar la popa. A continuación, retiramos el sobrante.


Empezamos otra hilada, no dejaremos huecos entre dos hiladas para obtener una superficie uniforme. Usamos el cúter para retirar las partes que obstruyan las troneras de los cañones.


Terminamos la hilada hasta alcanzar la popa. Volvemos a retirar con el cúter los segmentos que tapen las troneras de los cañones.


Aplicamos otras dos hiladas de listones, que vayan de popa a proa.


Igualamos el sobrante en la proa, utilizamos un cúter afilado para conseguir un corte perfecto. Alisamos el borde con una lima de uñas.


En esta fotografía se muestra como queda la popa del buque mientras continuamos con el revestimiento e igualamos los extremos.


Añadimos mas listones hasta alcanzar la sección superior del trancanil.


Retiramos el sobrante de los listones, alineándolos con la proa y la popa. no olvides reabrir las troneras de los cañones a medida que avancemos con el revestimiento.


La fotografía muestra como debe de quedar el casco tras realizar los pasos anteriores. Repetimos el proceso con el mismo número de listones al otro costado del Soleil Royal.


Al finalizar esta sesión de trabajo, el casco debe presentar este aspecto.


Continuamos colocando el segundo forro. Aplicamos cola en la zona de proa y pegamos un listón, uniéndolo con las hiladas anteriores. Luego, lo presionamos bien con el mango de una herramienta y eliminamos el sobrante.


Añadimos mas listones para cubrir el espacio existente hasta la popa. colocamos el último a la altura del espejo de popa y volvemos a abrir las troneras de los cañones con el cúter.


Colocamos los listones necesarios para revestir toda la zona superior del borde del castillo de proa.


Recortamos los listones con un cúter a ras del borde del trancanil.


Alisamos los bordes de los listones con una lija fina. Trabajaremos del exterior hacia el interior, ejerciendo poca presión.


Colocamos más listones hasta alcanzar la zona superior de la popa y llegar al espejo.


Utilizamos el cúter para reabrir las troneras cuadradas, y una lima redonda para las circularea. Movemos esta última herramienta del exterior al interior.


Completamos la cobertura de toda la zona de popa tal como podemos apreciar en la fotografía. Después eliminamos el sobrante y cortamos la parte superior al nivel del trancanil.


Esta fotografía muestra el resultado después de haber cubierto la popa. No olvidemos de reabrir bien las muescas del espejo, que servirán para encajar las barandillas. Revestimos de manera simétrica el otro costado del buque.


Así debe quedar el casco al finalizar esta sesión de trabajo.